Páginas

Prensa

AIRES DE DOMINGO Mayo 2012 . "Programa Chau Indiferencia" presente en el Primer Encuentro en Plaza Irlanda del proyecto "Juegos eran los de antes".

La Plaza es un lugar para los vecinos, las madres con sus hijos, los estudiantes que pasan, los abuelos que disfrutan del sol o la sombra, el aire, el verde como todos. Es un lugar para encontrarnos, compartir, conversar, jugar...”


Tomando como punto de partida esta premisa, y siendo el Programa “Chau Indiferencia/Ahora la Constitución” un complemento fundamental para la promoción de la Cultura Ciudadana, abuelos, vecinos, voluntarios y futuros responsables del “Rincón de cuenta cuentos “ fueron los protagonistas y los chicos su platea. Un espacio donde los cuentos se transformaron en una herramienta útil para reflexionar con los niños, sobre el mensaje de cada relato y sacar ideas, conclusiones o ejemplos para promover el orden, el respeto, el esfuerzo, la solidaridad, la responsabilidad y las acciones correctas para mejorarse y mejorar la comunidad de la Plaza Irlanda.

Juntos descubrieron que si siguen la letra y el espíritu de ese documento que nos une como argentinos, la Constitución Nacional, entre todos pueden aportar su granito de arena para hacer un país mucho mejor. También aprendieron que, a través del juego se puede poner en práctica muchas de esas cosas que los ayudarán a vivir entre hermanos.

La experiencia fue altamente positiva para identificar que entre los asistentes que se han acercado a participar del “Taller Cívico”, hubo un claro compromiso y disponibilidad para sumarse a esta nueva experiencia de Responsabilidad Ciudadana planteada. Se produjo un espacio para la reflexión que permitió entender como nuestras acciones, actitudes y comportamientos influyen para mejorar la calidad de vida y buena convivencia entre los vecinos.

Betina Capace- Directora General del Proyecto "Juegos eran los de antes"


Si querés saber más de nosotros:


***************************************************************

"MI AULA INFANTIL POR EL MUNDO" Experiencia  Educativa  Intercultural
Estimad@s amigos: En la revista pedagógica ACENTO para Educación Infantil,  Juegos eran los de antes junto a la maestra Patri Caro, de Nubecitas de sabiduría participamos con la Propuesta Educativa que lleva adelante esta revista, en la presentación de una nueva sección "MI AULA INFANTIL POR EL MUNDO" dedicada conocer nuevas experiencias, aprender de otras culturas y compartir momentos gratificantes de nuestra tarea con docentes de otros continentes. 
Niños en la Escuela Mbororé izando la bandera al inicio de un día de clases. Año 2.007.
Foto: José Javier Rodas
Este nuevo espacio tiene el firme objetivo de aprender y vivir situaciones de otros que nos enriquecen y nos hacen crecer como personas, como profesionales; además de transmitírselo a nuestros alumnos, disfrutando del momento entre todos. 
Has click sobre la imágen o el texto para descargar.


***************************************************************


"JUGARSE POR LA PAZ"

Es un proyecto del Foro Permanente para la Educación, la Ciencia y la Cultura por la Paz (FOPAZ). Contempla la elaboración de juegos no violentos por parte de los propios padres. Su objetivo es promover los valores de respeto y convivencia entre los más chicos.
 
Buenos Aires, 23 feb (Infocívica).- Promover la cultura de la no-violencia a través del juego. Es el objetivo del programa “Jugarse por la paz”, desarrollado por el Foro Permanente para la Educación, la Ciencia y la Cultura por la Paz (FOPAZ). Entre septiembre y noviembre de 2009, 270 estudiantes y más de 100 padres del Colegio San Vicente de Paul, en Pompeya, participaron del mismo.
“Partimos de la concepción de que el juego, en todos sus alcances de creatividad, libertad, y sociabilidad, es un área fundamental para la definición de la infancia. Eso lo transforma en un espacio clave para la promoción de la convivencia pacifica y su aplicación en la vida cotidiana”, explicó María Isabel Bo de Palmero, coordinadora del programa.
En los 16 talleres realizados participaron los y las estudiantes junto a familias y a las autoridades y docentes del establecimiento. Se trabajó en la elaboración propia de los juegos. Los mismos se organizaron en bolsilleros gigantes donde se guardan los materiales no violentos, diseñados por las madres y los padres, que son destinados al uso de los niños y las niñas en los recreos.
Acerca de la experiencia, Betina Capace, capacitadora a cargo del programa, contó: “A las mamás y los papás los encuentros les sirvieron para relacionarse entre pares y poder hacer algo por sus hijos en conjunto. Esto les brindó herramientas para desempeñar mejor su rol de padres, llegando a sus hijos de otra forma, compartiendo sus juegos y dando un valor agregado al colaborar en su producción”.
Y agregó: “Una vez hecha la explicación de la importancia del juego y de su responsabilidad de acompañar a sus hijos en la practica cotidiana de esta experiencia, hemos recibido con mucho entusiasmo el valioso aporte que cada uno de los participantes brindó para la realización de las tres ludotecas móviles que se instalaron en la institución, con el fin de que los chicos puedan jugar con los juegos confeccionados personalmente por los papás”.
A su vez, en los talleres sobre resolución pacífica de situaciones violentas realizados con los chicos y las chicas, se promovió la elaboración de una bandera de la paz colectiva. Cada cual confeccionó su particular aporte a la plasmando en una pieza de tela su noción acerca del tema.
“La bandera de la paz refleja el espíritu de nuestra organización. Debemos reconocer la oportunidad de hacer nuestro aporte para construir un nuevo eslabón que ayude a estos niños a vivir en una sociedad más justa y también al fortalecimiento del rol fundamental que para ellos tiene su familia y la escuela”, afirmó Silvia Callegaro, vicepresidenta de FOPAZ.

                                                                                 Fecha: 23-02-2010


Nota publicada en:  www.infocivica.org.ar

 ***************************************************************


LUDOTECAS PARA LA SALUD Y LA INTEGRACIÓN SOCIAL


La hora del recreoVengo desde bebé», cuenta Brian, de 8 años. Yamila, apenas un poco mayor que su compañero, recuerda que viene «desde hace un montón» y agrega: «invité también a mi amiga». Los dos son asiduos asistentes de la Juegoteca del Centro de Salud de la Ciudad (Cesac) Nº 14, que funciona en el Hospital Piñero, en Flores. En ese centro de salud, lindero con la Villa 6 Cildáñez, se recrean, se divierten y se entretienen nenas y nenes menores de 13 años. Allí aprenden a compartir, a comunicarse y amplían sus posibilidades expresivas, además de incorporar las reglas de distintos juegos, muchas de las cuales les servirán para moverse en otros ámbitos, fuera del espacio lúdico.CON PASIÓN. Lo lúdico acompaña y mejora las horas vacías de enfermos y presos, pero también se lo practica por el puro placer de hacerlo.
Martina, de 28 años, también juega, pero en otro lugar, en uno de los centros de diálisis de la empresa Gambro. Así, las horas que le dedica cada semana a su tratamiento no le resultan tan arduas ni aburridas. Los juegos pueden ser individuales o grupales y, claro, están adaptados a la posibilidad de movilidad física que tienen las personas en ese momento. Por ejemplo, se puede contar un cuento que luego será interpretado por los pacientes desde sus sillones. «De esta manera se logra que las cuatro horas que dura cada aplicación de diálisis se les pase rápido, lo que los pone muy contentos y deseosos de volver a la siguiente aplicación», cuenta el licenciado Fernando Rabenko, director de Tiempo de Juego, una organización formada por trabajadores sociales cuyo propósito es incrementar sus conocimientos lúdicos y sociales para mejorar la calidad de vida de la comunidad.
También las personas privadas de su libertad pueden jugar, e incluso el juego puede ser una vía de acceso para abordar temas conflictivos que aquejan a un grupo determinado. Desde hace varios años, diferentes «profesionales del juego» se dedican a estudiar y desarrollar la temática lúdica para realizar intervenciones sociales de distinto tipo. Además de la dicha que aporta, el juego puede ser un promotor de valores como la solidaridad y la cooperación.Entre las experiencias organizadas por el equipo de Tiempo de Juego se encuentra una en particular realizada en un Centro de detención de jóvenes (de 16 a 18 años) en conflicto con la ley penal. «La respuesta fue muy buena –rememora Rabenko–. Les sirvió para disminuir sus tensiones, como también para elaborar mejor, de forma amena y no persecutoria, las razones de sus problemas penales, familiares o sociales».Desde su constitución, hace ya 25 años, Tiempo de Juego trabaja en problemáticas sociales complejas como la desocupación, la desnutrición infantil, la indigencia, la violencia familiar, el abuso de drogas o el alcoholismo; además de abordar la promoción de derechos en la infancia, la ancianidad o en personas con discapacidades. «Desde hace muchos años estamos ayudando a escuelas ante el problema de la violencia en el ámbito escolar –señala Rabenko–. Los juegos sirven para que los niños y adultos se expresen de forma placentera y sin faltar el respeto al tema. Es una herramienta para ayudar a enfrentar este problema, pero no debe ser utilizada para esconderlo o evitar que la gente descubra las raíces profundas del mismo». Rabenko asume que muchas cuestiones que son difíciles de hablar, como las que se refieren a la educación sexual, por ejemplo, no son difíciles para jugar. «Podemos diseñar juegos en los que el habla esté en un segundo plano y de esta manera la expresión lúdica sea dominante y operativa», explica. La dicha en movimiento«Una de las problemáticas de esta zona es la deserción escolar y la repitencia, que es la más alta de toda la ciudad», señala la psicopedadoga Marisa Snaidman, creadora y coordinadora de la juegoteca del Cesac Nº 14, un proyecto lúdico pensado para promocionar la salud y prevenir, que ya lleva una década de funcionamiento. Como no había espacio disponible, la juegoteca comenzó en la sala de espera del centro, donde todavía se sigue desarrollando cada miércoles, a la mañana y a la tarde. «Es una propuesta que invita a toda la comunidad a jugar, no está dirigida únicamente a los que vienen a atenderse –cuenta Snaidman–. Más o menos el 80% de los chicos vienen especialmente a jugar y el 20% restante son los que están esperando que los atiendan y aprovechan la oportunidad para jugar, conocen las posibilidades y, si quieren, vuelven».La psicopedagoga recalca el hecho de que el juego reglado es el más específico de esta juegoteca –en los Centros de Salud de la ciudad hay alrededor de 20 juegotecas, aunque no reciben ningún tipo de recurso de parte del Gobierno de la Ciudad y en su mayoría se sostienen con donaciones de los propios asistentes–. «A medida que los chicos van creciendo, nosotros tenemos mucho interés en que conozcan y sientan placer e interés por los juegos reglados, porque vemos que eso los ayuda a ampliar su capacidad simbólica, a elevar el nivel de pensamiento y a consensuar reglas». Dominós, loterías, dados, ludomatics y memotests son algunos de los juegos que los chicos disfrutan en el Cesac y que incluso pueden llevarse a la casa para compartir con su familia.María, que llegó hace 5 años de Bolivia, cuenta que la juegoteca ayudó a sus hijos mayores a ambientarse. Por su parte, Carmen, oriunda de Paraguay, admite que trae a sus tres chicos para que puedan hacerse de amigos. «Al ser una juegoteca en salud no es que sólo vienen y juegan –cuenta Snaidman–, tenemos como objetivo ver qué les está pasando, quizás hacer alguna intervención, probablemente distinta que en un consultorio, a través del juego para que esa persona mejore».El equipo de la juegoteca del Cesac N° 14 es interdisciplinario: hay fonoaudiólogas, psicólogas, trabajadores sociales y psicopedagogas. Fue en el año 2001 que los directores de las diferentes juegotecas de centros de salud que funcionaban en la ciudad decidieron reunirse para compartir experiencias y aunar fuerzas en el sostenimiento de estos proyectos. Así surgió la Red de Juegotecas de la Ciudad, con la idea también de ayudar a que este tipo de iniciativas lúdicas se propaguen. «Los que formamos este grupo organizamos un curso para aquellos que pudieran ir de los distintos centros, para promover que se abran más juegotecas pero con el criterio de que cada uno la haga como quiera», relata Snaidman. «No hay una modalidad única, cada uno tiene que hacerla de acuerdo con su criterio, de acuerdo con los profesionales que son y atendiendo las necesidades de su comunidad, porque la ciudad es muy grande y tiene distintas realidades».Los integrantes de esta red de juegotecas propusieron el programa Juegotecas en Salud, que fue aceptado en su momento por la Secretaría de Salud porteña –que ahora es Ministerio de Salud–. Así, el programa quedó inscripto en la Dirección de Atención Primaria, pero a partir de la asunción de Mauricio Macri, esta dependencia dejó de existir y el programa quedó incluido en el área de Atención Comunitaria.

En el Hospital Elizalde (ex Casa Cuna) las nenas y nenes internados también tienen sus tiempos para el juego. Cada martes y viernes por la tarde, un grupo de voluntarios, capacitados como «ludoeducadores hospitalarios», recorre el nosocomio con sus «ludomóviles», que son unos dispositivos diseñados para el depósito, transporte y administración de una variedad de juegos y juguetes que permite recorrer las distintas salas de internación. La incorporación de ludomóviles permite que los niños que tienen que permanecer en la habitación también puedan jugar. Este proyecto, llamado Ronda de Juego, lo lleva adelante la organización civil la Legión de la Buena Voluntad.Betina Capace, una de las integrantes de este equipo de voluntarios, reconoce que la formación como ludoeducadora hospitalaria le «permite jugar con los chicos creando estrategias que faciliten un aprendizaje significativo a través del juego, adaptándonos a sus necesidades y al lugar donde se encuentran». Sin violenciaAdemás de la labor que desempeña en el hospital, Capace está al frente del emprendimiento «Juegos eran los de antes», conformado por un grupo de profesionales y artistas especializados en el área de salud, educación y recreación, con experiencia en el ámbito comunitario. Junto con el Foro Permanente para la Educación, la Ciencia y la Cultura por la Paz iniciaron el proyecto Jugarse por la Paz, que pretende «promover la reflexión, y la consecuente acción, frente a los diferentes mensajes violentos que reciben nuestros niños y jóvenes, a partir de la creación de Ludotecas Móviles», cuenta Capace. Una de las iniciativas de este proyecto conjunto es la campaña: «No a los juegos y juguetes violentos».
Otra propuesta en este sentido es «Dale que… Juegos y juguetes para un mundo mejor», que promueve los juegos y juguetes no sexistas, no belicistas, no consumistas y no homofóbicos. Esta iniciativa fue lanzada hace casi un año a partir de una propuesta surgida en la Red Informativa de Mujeres de Argentina (RIMA), a la que se sumaron mujeres y varones de distintos ámbitos lúdicos y no tanto, como la diputada porteña Diana Maffia. En este grupo ronda la inquietud de permitir «juegos para la construcción de la paz», que generen vínculos diferentes, en los que el interés deje de estar en la competencia («te gané»), la exclusión («esto es para nenes y esto, para nenas») o la eliminación de un adversario, y se oriente hacia la cooperación, la colaboración y la búsqueda de objetivos comunes. Uno de los proyectos de «Dale que...» es armar un taller de reciclado para jóvenes, con la idea de que puedan crear a partir de piezas en desuso nuevos objetos para jugar y compartir con otros y otras.Pasar un buen rato cuando sea y donde sea, usar el ingenio para destrabar la partida, aceptar la reglas del juego para poder jugarlo, divertirse y aprender con otros, enfrentar temas y momentos ríspidos y salir de eso ilesos y con un cuota de placer.
El juego, sí, permite esto y mucho más. Y, por suerte, son bastantes los jugadores empedernidos que lo traen y lo llevan por doquier con ánimo de contagiar el disfrute a quien lo quiera y a quien lo necesite.
Verónica Engler


 











***************************************************************

 RONDA DE JUEGOS
El pasado martes 21 de diciembre se realizó la Ronda de Juegos especial de Navidad, en el Hospital de Niños Pedro de Elizalde.
 

En la tarde del pasado martes 21 de diciembre los voluntarios del programa de la LBV Ronda de Juegos, llenaron de alegría las decenas de habitaciones del Hospital Elizalde donde se encuentran internados los niños y niñas.
Para esta fecha especial, cada chico recibió un juguete de regalo para compartir en familia, y renovar la alegría que esta época del año despierta.
Claudia Rodriguez Turano, médica del Hospital de Niños Pedro de Elizalde, destacó que éste hospital trata especialmente a chicos del conurbano bonaerense y de los países limítrofes, y sobre el programa de actividades lúdicas de la LBV comentó: "La actuación de Ronda de Juegos no se limita a la recuperación de los chicos desde el punto de vista físico, sino que considera las vivencias integrales de los seres humanos, con generosidad y amor. El equipo es brillante en todos los aspectos. Un paciente se acerca no tanto para contar los problemas físicos, sino que sus problemas vivenciales y existenciales, y Ronda de Juegos los contiene con toda su alegría, su entrega, su generosidad. Más allá de entregar juguetes bellísimos y material didáctico, brinda lo más importante, que es traer alívio al dolor, al sufrimiento por el que están pasando estas almas. Mil gracias. Que Dios los colme de bendiciones, que les de un rocío de deseos, porque todos los que quieren y se proponen metas, lo logran, sin lastimar a nadie".
Histórico
Desde el año 2004, la LBV lleva adelante el programa Ronda de Juegos en el Hospital de Niños Pedro de Elizalde (ex Casa Cuna), en dónde dos veces a la semana (martes y viernes de 14 a 17 hs.) un grupo de voluntarios capacitados como Facilitadores de Juego llegan al hospital y con un Ludomóvil recorren las salas de internación, entregando juegos y juguetes a los chicos para que jueguen solos, con su familia o con otros chicos. Además, despliegan actividades creativas, como narración, música, plástica y títeres. Esta propuesta tiene como objetivo contribuir con la mejora de la calidad de vida de los niños y niñas durante su internación.


***************************************************************

ENTREVISTA EN EL GLOBO ROJO - Educa red

THE BUENOS AIRES TOYS MUSEUM
&
JUEGOS ERAN LOS DE ANTES
Juegos eran los de antes y su  variada propuesta de Talleres de Juego junto a Buenos Aires Toy Museum y profesionales y artistas que conforman un equipo comprometido en revalorizar la importancia del juego, el arte y los espacios recreativos en el desarrollo integral de la persona, presentan una muestra interactiva y talleres de juegos y juguetes de otros tiempos, que por el momento es itinerante, es decir, que van  instituciones que lo solicitan a cualquier lugar del país.
La finalidad de la propuesta es generar un espacio socio-cultural de expresión lúdico-creativa , a través de una muestra interactiva de juegos y juguetes de otros tiempos que nos traen “Hoy” la esencia de jugar como “Ayer”-
El equipo esta integrado por: Betina Capace, animadora infantil, quien inicia el proyecto “Juegos eran los de antes” en Dirección y Coordinación General; Bob Frassinetti, Coleccionista de Juguetes y Director general d del Museo; Adriana Stancato en el departamento Psicológico y Psicopedagógico; Elvira Escobar, técnica nacional en recreación y tiempo libre y Mariela Iuliano, actriz y Lic en Artes Visuales en el Departamento Artístico.

¿Cómo nace la idea de la muestra y cómo fue el proceso de invención?
Esta unión se inicia allá por el 2004, a partir de una nota que publicaron en la Revista Planetario del Buenos Aires Toys Museum. A mi, Betina (que en esa época organizaba eventos con talleres de juegos para cumpleaños solamente) me había llamado una maestra de nivel inicial motivada por la propuesta y pidiendo si hacía algo para jardines. Y, no se muy bien porque, se me ocurrió lo de la Abuela… Llame al museo y Bob, muy gentilmente confió en mi y me prestó los juguetes que utilicé en esa primera  presentación, donde además hice de Abuela… Después hubo un impass, donde personalmente comencé a prepararme y a tomar conciencia de todo lo que se estaba poniendo en juego con esta actividad, y recién a partir del 2007, surge el compromiso de trabajar juntos y asumir formalmente este desafío con el resto del equipo.
La temática de nuestras propuestas y contenidos  permite la adaptación a los siguientes niveles de enseñanza: Inicial, EPB y primario y a la familia y público en gral.
La Abuela , en el mes de octubre y a modo de experiencia piloto, hizo un exitoso debut en un Evento organizado en La Boca donde cosecho admiradores de todas las edades, para sorpresa de todos. Lamentablemente recién estamos empezando como para darles más referencias, pero si estamos seguros de responder y acompañar una necesidad real de nuestra infancia, donde lo más importante es que estos juegos que tanto responden a necesidades de los niños –y del hombre en general-, puedan seguir teniendo un espacio y un tiempo donde desarrollarse, rescatando así otros valores -intrínsecos a los juegos tradicionales- que de otra manera, corren el riesgo de perderse.
Y como dice nuestro Slogan: No importa el tiempo, No importa el lugar, lo importante es Jugar
¿Qué creen que se favorece con este tipo de iniciativas y esta temática?
Consideramos que el juego no es un simple pasatiempo ni un derecho exclusivo de la infancia, sino una necesidad a lo largo de todos los ciclos de la vida, ya que esta capacidad lúdica continúa manifestándose en las distintas expresiones artísticas y recreativas del mundo adulto (teatro, cine, literatura, pintura…).  Por eso es importante favorecer la posibilidad de su expresión, acorde a las distintas etapas por las que atraviesa el ser humano y sus múltiples intereses. Dentro de este amplio espectro de público, el interés particular de docentes, profesionales, artistas, curadores y coleccionistas de arte y juguetes encuentran un abordaje integral y novedoso.
Con un acervo de más de 10,000 juguetes propios del Buenos Aires Toy Museum,  esta modalidad de trabajo permite a los participantes intercambiar y aprender de sus propias experiencias, vivenciando y descubriendo sus recursos para desenvolverse en la vida cotidiana. El taller brinda un espacio en el que sus protagonistas aprenden haciendo, participando activamente, preguntando, intercambiando pensamientos, sentimientos, creencias, valores, para el logro de una tarea en común.
¿Cómo ven la importancia del juego tradicional en los distintos ámbitos: salud, hogar, escuela?
La gran presión y demanda imperante en nuestra sociedad han creado una falta de tiempos y espacios adecuados para el ocio creativo: el tiempo de la imaginación (actividad esencial para el ser humano) en el que se prepara la creación científica, intelectual, social, pedagógica, cultural y artística del individuo.
Jugar es una experiencia creadora que necesita un espacio y un tiempo para desarrollarse.  Consideramos la influencia de la actividad lúdica en el desarrollo del niño en sus aspectos cognitivos, afectivos y sociales, como un recurso didáctico y social de primer orden. Por ello, con la Muestra de Juguetes del Museo rescatamos y promovemos la práctica de los Juegos Tradicionales, que se han jugado a lo largo de la historia y en todas parte del mundo.
Algunas características que se repiten prácticamente en todos estos juegos:
  • Son jugados por los niños por el mismo placer de jugar.
  • Son los mismos niños quienes deciden cuándo, dónde y cómo se juegan,
  • Responden a necesidades básicas de los niños.
  • Tienen reglas de fácil comprensión, memorización y acatamiento.
  • Las reglas son negociables.
  • No requieren mucho material ni costoso.
  • Son simples de compartir.
  • Practicables en cualquier momento y lugar.
  • Promueven valores, cooperación, intercambio social, movimiento, comunicación con los demás (tanto entre niños como con los adultos mayores quienes en muchas oportunidades son los que les transmiten estos juegos)
  • El placer de Jugar x Jugar.
Si bien habrá algunas diferencias en la forma del juego, en el diseño, en la utilización o en algún otro aspecto, la esencia del mismo permanece. Y es curioso cómo todos estos juegos se repiten en los lugares más remotos aún con la marca característica de cada lugar y cultura.
¿Pueden contarnos como es un encuentro en la muestra?
Dentro de un contexto escenográfico (de ser posible) que emula ser su cocina-comedor  y a través de nuestro personaje, la "Abuela",  pretendemos que los niños de hoy descubran otros elementos y formas de juegos que a través del tiempo se siguen utilizando con algunas variantes y diferencias en lo que respecta a sus formas y materiales. Además brindamos:
  • El espacio  adecuado para un intercambio abierto entre los juegos y juguetes de antes y los que los chicos tienen o conocen en la actualidad.
  • Situaciones que favorezcan la exploración e intercambio autónomo de distintos elementos a través del juego.
  • La experiencia creativa de elaborar juguetes (previamente seleccionado y acordado  según las edades, el espacio y características del grupo)
Esta modalidad de trabajo permite a los integrantes de un grupo intercambiar y aprender de sus propias experiencias, vivenciando y descubriendo sus recursos para desenvolverse en la vida cotidiana. Además, mediante este personaje, propiciamos la revalorización del rol del abuelo en la familia como transmisor de nuestras tradiciones y nuestro pasado y el contacto de los niños con sus abuelos.
 ¿Cuál es la proyección de actividades para el año 2008?
Con el propósito de brindar oportunidades concretas para ocupar el tiempo libre de los niños, niñas y pre-adolescentes de manera creativa, a través de “la educación por el juego y el arte”, nos ubicamos como testigos de su divulgación en el ámbito de la educación, los eventos y actividades sociales en gral.
Para ello trabajamos a través de dos ejes que reconocemos fundamentales:
Muestra Virtual Permanente
Muestra Itinerante  
Abordamos ambos ejes a través de nuestros Talleres de Juego y Arte, mediante los cuales generamos el ámbito propicio para la expresión de lo lúdico.
 Paralelamente  se sustentaran actividades en Capacitación (de padres, docentes, profesionales) en las siguientes temáticas:
Entrenamiento (de los niños/as), a través de la práctica artística - recreativa, se trabajarán nuevos criterios de competencia, trabajo en equipo y cooperación, no violencia.
Encuentro   Presentamos “El Árbol” como un espacio de reflexión, opinión y crecimiento.
Además, nos especializamos en el diseño y realización de proyectos educativos y propuestas de comunicación, dinamización y ocio, donde el juego en todas sus facetas tienen un papel destacado.
Este espacio es para que escriban libremente alguna reflexión, opinión, poesía, etc que les despierte la temática: juegos y juguetes populares y tradicionales y no les hayamos preguntado.



Les presentamos a la abuela Nancy:
Hola a todos! Yo soy la abuela Nancy, pero me gusta que me llamen simplemente: "abuela".Yo nací a fines de la década del ‘20...sí, sí, hace ya como 80 y piquitos de años, como sus abuelos o bisabuelos seguramente. Viví toda mi vida en un barrio de Buenos Aires, junto a mi mamá, mi papá y mi hermano Josecito que era 3 años menor que yo. Mi casa no era muy grande, pero tenía un gran patio con jardín con árboles futales, una huerta, un perro, 2 gatos  y un par de gallinas en el gallinero.

En esa época, aunque les cueste creerlo, cuando era chiquita como ustedes, mi mamá no me mandaba a comprar leche al supermercado. No, no, no, me decía que espere a Don Faustino que venía con su vaca (a la que bauticé Margarita) y le hiciera llenar el Jarro lechero. Todos los martes, a 11hs aprox. Pasaba Don Rafael que vendía telas, botones, lanas, cintas, puntillas…. Y todas esas cosas lindas que cuando a mamá le sobraban yo aprovechaba para hacerle vestiditos a mis muñecas…
Además, para que se den una idea, mi barrio taaaan tranquilo que con mis vecinitos nos la pasábamos todas las tardes en la vereda jugando, siempre y cuando no lloviera, claro! Jajaja. Allí nos encontrábamos todos, las nenas y los nenes, los más grandes y los más chiquitos, y mientras los varones jugaban competencias con sus baleros, nosotras jugábamos a la rayuela o al elástico.
Mi hermano Josecito tenía una balero de madera con tachas, y los que no,
se lo armaban con un palito y una lata.
Abuela Nancy "Nani" y Josecito
Cuando eran chiquitos   
La Abuela jugando con
  el botón silvador con los niños que la visitan

- Pero ojo! No todos los juegos eran para jugar en la vereda después de tomar la chocolateada! Había algunos, que como eran chiquitos, los llevábamos a la escuela para jugar en los recreos, como el yo-yo y las bolitas. Josecito con el Yo Yo era el mejor! Cuando volvíamos de camino a casa siempre lo hacía dar vueltas y vueltas... parecía estar en un circo haciendo miles de piruetas. Aunque la verdad, la verdad, mi hermano era muy habilidoso con esas cosas porque con el trompo también hacía maravillas. Ahora los venden de plástico y hasta algunos tienen pilas para que funcionen solos, pero el de él era de madera, como todos los que usábamos cuando éramos chicos. Yo nunca pude aprender a usarlo muy bien.
Los que mejor lo usaban, podían hacer que el trompo bajara una escalinata
sin dejar de dar vueltas y vueltas... era increíblemente divertido.
La verdad, la verdad que cuando yo era chica no había tiempo para aburrirnos…Y ¿A ustedes les gusta jugar? …



Una Frase para compartir:
«Puedes descubrir más de una persona en una hora de juego
que en un año de conversación»
(Platón)


Datos de contacto
El Museo del Juguete por las calles de Buenos Aires – El Museo del Juguete argentino
Bob Frassinetti -
bob@frassinetti.com


Betina Capace – juegoseranlosdeantes@gmail.com